Un agente policial floridense, que padece adicción al juego, terminó robando un carro de comidas rápidas en Montevideo. El agente concurría a Montevideo porque estaba bajo tratamiento por ludopatía, empero, al perecer no pudo reprimir el impulso que lo lleva al juego y habría terminado por robar para jugar.

Si bien el matutino El País, consigna que el robo del agente fue disfrazado de policía, el disfraz no era tal, sino su uniforme con el cual en el mediodía del domingo asaltó un puesto de comida rápida en Pablo de María y Colonia. “El hombre preguntó por el precio de un pancho, luego sacó un arma de su mochila y exigió que se le entregara la recaudación”, indica el matutino. Aunque se fugó, fue detenido instanstes después por agentes colegas capitalinos.

El agente, que no fue identificado, hacia dos años que había ingresado a la fuerza policial en Florida, y obviamente carecía de antecedentes. En los últimos meses, la policía floridenses advirtió sus condiciones vinculadas al juego y terminó por enviarlo a tratamiento sicológico por el caso.

Ahora, se encuentra a disposición de la Justicia por la rapiña.