Con la presencia del Intendente de Florida Carlos Enciso y autoridades departamentales y locales, se celebró este miércoles 18,  el 116° aniversario del Pacto de La Cruz, en la localidad homónima.

 

Los actos comenzaron con la entrega de una ofrenda floral al pie del monolito que recuerda el pacto, en el que estuvieron presentes -además del Intendente Enciso-, la Secretaria General de la comuna Dra. Macarena Rubio, el Presidente de la Junta Departamental, Cayetano Stopingi, el Presidente de la Comisión Delegada local, Gustavo Perez, el Diputado Suplente Esc. Nelson Perez Cortelezzi, el Jefe del Batallón, Tte. Cnel. Pablo Quintana y el ex Intendente Juan Justo Amaro.

 

Seguidamente se llevó a cabo el acto protocolar en el predio establecido como el lugar del Pacto de La Cruz, que antiguamente ocupaba la casa del Don. Carlos Vanelli.

 

En las oratorias la vecina y edil departamental María Esther Cabrera destacó el significado del Pacto de La Cruz y los ilustres ciudadanos de la localidad que intervinieron en tan importante instancia para el país. En ese sentido revalorizó el significado que las familias Vanelli y Echaín han tenido en la localidad a los largo de la historia.

 

Luego, tres alumnas de la Escuela Nº 9 “Lydia Colombo de Fiol” destacaron algunos de los hechos históricos que derivaron en el acuerdo de 1897 entre blancos y colorados.

 

Por último el historiador y Responsable del Museo Departamental, Carlos Perez Dáuria realizó un repaso sobre el contexto histórico y político en que se hallaba inmerso el país por aquellos años.

 

También presentó algunas piezas históricas traídas especialmente desde el Museo Departamental para el acto, como armas de la época y el cajón en que se guardó el dinero que se entregó a las tropas Saravistas luego del armisticio.

El Pacto de la Cruz fue un acuerdo signado el 18 de septiembre de 1897 en Uruguay entre el del Partido Colorado, presidido por Juan Lindolfo Cuestas, y la dirección del Partido Nacional, por el que se puso fin a la revolución de 1897 liderada por el caudillo blanco Aparicio Saravia.

Las negociaciones iniciales para poner fin al derramamiento de sangre culminaron el 10 de setiembre con un acuerdo, llamado “Pacto de La Cruz”, firmado por los negociadores principales: Pedro Etchegaray y José Pedro Ramírez. El 18, en concreto, se realizó la firma solemne en Montevideo y al día siguiente fue refrendado por la Asamblea General. El día 25, se procedió al desarme de las tropas nacionalistas en la estación de La Cruz, en el departamento de Florida y allí la celebración en la localidad.

El pacto establecía la renuncia a la lucha armada, el compromiso del Poder Ejecutivo de impulsar una reforma electoral, el nombramiento de jefes políticos que ofrecieran garantías, amnistía para los combatientes y distribución de 200.000 pesos entre el ejército revolucionario, y la adopción de medidas por parte del gobierno, para hacer práctica el principio de igualdad entre los orientales para ejercer sus derechos cívicos. Verbalmente, se acordaba que el Poder Ejecutivo confiaría seis jefaturas departamentales a ciudadanos del Partido Nacional (Flores, San José, Rivera, Cerro Largo, Treinta y Tres, y Maldonado).