MPP: “La derecha que enchastra y erra”, defensa a Mujica y Topolansky y varios temas sobre la mesa


Una derecha que enchastra y le erra”, una mejor distribución de la riqueza, la transparentación de las finanzas de los partidos políticos, y un llamado a fortalecer la acción política hacia la ciudadanía que ayude a difundir los avances del país, son algunas de las conclusiones y acciones a las que arribó el décimo Congreso del MPP “Raquel Dupont” que finalizó este domingo.

Entre las declaraciones finales, se aprobó una moción en respaldo a Mujica y a la senadora Lucía Topolansky, “ante ataques recibidos (…) por parte de los actores de la derecha más reaccionaria y aristocrática”. Y hubo aplausos en pedido de desagravio donde se manifestó la “incondicional defensa, al tener la profunda convicción que su compromiso y ética política no merecen tales acusaciones“.

Esa derecha reaccionaria fue acusada de no tener límites en sus intentos de retomar los destinos del país.

Se apoya en la mentira, la descalificación, las maniobras de todo tipo y la violación de los mecanismos y los sentimientos democráticos más arraigados en nuestro pueblo. Se apoya en los medios de comunicación más reaccionarios que terminan funcionando como los verdaderos partidos políticos de la oposición”, se indicó.

La declaración repasó “predicciones” y contestó a la mismas.

La derecha hizo los pronósticos más sombríos sobre lo que iba a pasar en el futuro: recesión económica, inflación descontrolada y desempleo galopante, caída del salario real, colapso de la producción y del comercio interno y externo.

Le erraron en todo: el país siguió creciendo y ahora se está acelerando el crecimiento (4,3% en el primer trimestre del año); cuando hicieron el pronóstico del aumento de la inflación estaba arriba del 11%, ahora está en el 5,5%; el desempleo es un problema que nos preocupa a todos, pero no ha aumentado en la medida que estaba pronosticado, incluso en los últimos tiempos ha comenzado a bajar; no cayó la producción, y el comercio interno y externo empezaron a aumentar por arriba de lo esperado.

Le erraron en todos y cada uno de los pronósticos que hicieron. Pero no por eso ceden en sus esfuerzos por recuperar la capacidad de volver a manejar los destinos del país.

La estrategia que se han fijado es la de tratar de unir todos los esfuerzos políticos contra el Frente Amplio y su gobierno. Se trata de unir contra. Pero no tienen, no tendrán, propuesta programática común. Su estrategia no pasa por decir qué se plantean hacer. Es muy difícil que puedan decir que van a hacer con los salarios, el gasto social, las empresas públicas, la economía social…”.

EN LA MESA

El congreso decidió poner varios temas sobre la mesa. Así, enumeró:

Promover una justa distribución de la riqueza, así como también la igualdad de género, étnico racial y generaciones.

Seguir beneficiando las inversiones productivas que introduzcan nuevas tecnologías y creen mano de obra nacional, pero no hacer extensivos esos beneficios a las empresas comerciales y financieras, del exterior, que no agreguen una dimensión estratégica diferente a lo que puedan hacer las empresas nacionales.

Actualizar los criterios del cálculo del resultado fiscal, con el cometido de que la inversión productiva pública sea considerada como lo que es, un activo y no un gasto. Evitando de esta manera que se distorsione el déficit fiscal.

Seguir fortaleciendo las empresas del Estado como factor de crecimiento del país. Son imprescindibles para el desarrollo de un proyecto productivo nacional, con distribución del ingreso y de las riquezas.

Las compras públicas como una estrategia de desarrollo, para el apoyo a las empresas nacionales y a los diferentes emprendimientos de economía social, siempre que el Estado acceda de esa forma a bienes y servicios de calidad y buen precio.

Priorizar la unidad de la región y buscar la integración ante los intereses de otros bloques de poder y potencias, teniendo especial cuidado con las negociaciones comerciales que limitan la soberanía, reducen márgenes de maniobra y afectan áreas estratégicas de nuestras políticas públicas.

Cambiar el paradigma del consumo y el consumismo mediante un proceso que apunte a un cambio cultural que se base en el desarrollo de la educación y el trabajo como aspectos fundamentales de la vida en sociedad.

Profundizar las políticas del Instituto Nacional de Colonización y redistribución de tierras en beneficio de los asalariados rurales y los productores familiares es el mejor instrumento para combatir la concentración de la tierra.

Defender los recursos naturales y el medio ambiente, generando un modelo de desarrollo sustentable, bajo el concepto de justicia ambiental. Ello implica la explotación racional de nuestros recursos al servicio de los intereses de las grandes mayorías nacionales. Para ello debemos dar una batalla permanente en la promoción de políticas que reviertan nuestrovínculo degradante con el medio ambiente, la contaminación creciente, la depredadora acumulación capitalista y su contracara que es la lógica del consumismo exacerbado.

Transparentar el financiamiento de los partidos políticos para que los mismos rindan cuentas de sus financiamientos, que éstos sean auditados, que no sean financiados por el poder económico y prohibir la publicidad electoral televisiva en las campañas electorales.

Como otras naciones del mundo, nosotros también tenemos centenares de miles de nuestros/as conciudadanos/as dispersos/as en distintos continentes. Las otras naciones les reconocen sus derechos ciudadanos.

Nosotros no, y de esa forma limitamos las posibilidades de fortalecer nuestra Nación. Proponemos seguir haciendo los esfuerzos necesarios para alcanzar la posibilidad de que los y las uruguayas en el mundo puedan votar en los consulados del lugar donde se encuentran.

Reivindicar la Agenda de Derechos que se ha alcanzado al momento actual y promover su defensa.

Por último, el congreso llamó al compromiso de sus militantes, y el de otras organizaciones de izquierda a “trabajar fuertemente por el fortalecimiento del Frente Amplio como herramienta y organización política para poder enfrentar políticamente a la derecha y las fuerzas de la restauración conservadora; y sobre todo para estar en condiciones de continuar las transformaciones estructurales que el país requiere, desarrollando el país productivo y próspero, con justicia social y con una democracia plena y participativa”.

TEXTO COMPLETO DE LA DECLARACIÓN:

Estamos viviendo momentos muy difíciles para nuestros pueblos. No solo estamos pasando por una embestida restauradora de las clases dominantes y los partidos políticos que las representan -así lo hemos visto en Argentina y Brasil, y lo estamos viendo ahora en la hermana República Bolivariana de Venezuela-, sino que también a nivel global se están produciendo cambios significativos.

El triunfo de Donald Trump en los Estados Unidos estuvo precedido por el Brexit en Inglaterra, el nacionalismo ruso, el crecimiento de Marine Le Pen, a pesar de su derrota electoral en Francia, y el corrimiento al centro de la izquierda europea.

Todo ello son fenómenos recientes, de hipernacionalismo, proteccionismo de las economías dominantes, desmontaje de mecanismos construidos durante muchos años de alianzas regionales y de una profunda desconfianza hacia “lo extranjero”.

En lo económico ello significa un cambio en los procesos productivos, apoyados en la sustitución de la mano de obra, aun la más barata del mundo, por el uso de nuevas tecnologías, la robotización, la revolución 4D que aumenta brutalmente las tasas de ganancia y afecta negativamente las fuentes de trabajo en el mundo.

Esos cambios también impactan en las clases y los partidos que están tratando de volver a las políticas neoliberales que fueron superadas y modificadas por los gobiernos progresistas del sur de América Latina. Pero eso no quiere decir que renuncien a su embestida restauradora. Quieren restaurar el poder que les permita seguir manejando la economía, los procesos productivos y las políticas de distribución regresiva de la riqueza y de los ingresos, así como recuperar la posibilidad de privatizar las empresas públicas, congelar el gasto, desfinanciando las políticas sociales. En definitiva, recortar los derechos conquistados en la última década.

Esos intentos no tienen límites. Se apoya en la mentira, la descalificación, las maniobras de todo tipo y la violación de los mecanismos y los sentimientos democráticos más arraigados en nuestro pueblo. Se apoya en los medios de comunicación más reaccionarios que terminan funcionando como los verdaderos partidos políticos de la oposición.

En nuestro país, la derecha hizo los pronósticos más sombríos sobre lo que iba a pasar en el futuro: recesión económica, inflación descontrolada y desempleo galopante, caída del salario real, colapso de la producción y del comercio interno y externo.

Le erraron en todo: el país siguió creciendo y ahora se está acelerando el crecimiento (4,3% en el primer trimestre del año); cuando hicieron el pronóstico del aumento de la inflación estaba arriba del 11%, ahora está en el 5,5%; el desempleo es un problema que nos preocupa a todos, pero no ha aumentado en la medida que estaba pronosticado, incluso en los últimos tiempos ha comenzado a bajar; no cayó la producción, y el comercio interno y externo empezaron a aumentar por arriba de lo esperado.

Le erraron en todos y cada uno de los pronósticos que hicieron. Pero no por eso ceden en sus esfuerzos por recuperar la capacidad de volver a manejar los destinos del país.

La estrategia que se han fijado es la de tratar de unir todos los esfuerzos políticos contra el Frente Amplio y su gobierno. Se trata de unir contra. Pero no tienen, no tendrán, propuesta programática común. Su estrategia no pasa por decir qué se plantean hacer. Es muy difícil que puedan decir que van a hacer con los salarios, el gasto social, las empresas públicas, la economía social…

Ante ello, es imprescindible plantearse seguir ampliando el bloque social de los cambios, desarrollando su base social y política.

Los desafíos del presente nos obligan a tener una mirada estratégica clara, que delinee los grandes trazos del rumbo a seguir, con una enorme flexibilidad táctica que nos permita ampliar las alianzas para darle sustentabilidad al proyecto de cambio. Ello no sería posible si no logramos construir un nuevo consenso en el bloque social y político de los cambios, y sobre su necesidad y la estrategia para hacerlas posibles.

La preservación de la unidad no puede entenderse como el cultivo de la autocomplacencia ni la ausencia de la autocrítica. Significa tener la claridad estratégica de debatir con fraternidad, explicitar nuestras diferencias, respetar todas las opiniones, pero en última instancia apostar con decisión a construir síntesis que nos representen a todos y nos permita seguir caminando juntos, hacia la construcción de niveles superiores de justicia, igualdad y felicidad colectiva.

El Décimo Congreso del MPP, Raquel Dupont, considera imprescindible poner arriba de la Mesa, para la discusión y el intercambio, los siguientes temas:

Doce años de gobierno frenteamplista condujeron a que se hayan satisfecho muchas de las demandas anteriores y a que otras todavía queden por satisfacer, pero también han aparecido nuevas demandas y desafíos que hay que incorporar a la lucha permanente por los cambios.

Promover una justa distribución de la riqueza, así como también la igualdad de género, étnico racial y generaciones.

Seguir beneficiando las inversiones productivas que introduzcan nuevas tecnologías y creen mano de obra nacional, pero no hacer extensivos esos beneficios a las empresas comerciales y financieras, del exterior, que no agreguen una dimensión estratégica diferente a lo que puedan hacer las empresas nacionales.

Actualizar los criterios del cálculo del resultado fiscal, con el cometido de que la inversión productiva pública sea considerada como lo que es, un activo y no un gasto. Evitando de esta manera que se distorsione el déficit fiscal.

Seguir fortaleciendo las empresas del Estado como factor de crecimiento del país. Son imprescindibles para el desarrollo de un proyecto productivo nacional, con distribución del ingreso y de las riquezas.

Las compras públicas como una estrategia de desarrollo, para el apoyo a las empresas nacionales y a los diferentes emprendimientos de economía social, siempre que el Estado acceda de esa forma a bienes y servicios de calidad y buen precio.

Priorizar la unidad de la región y buscar la integración ante los intereses de otros bloques de poder y potencias, teniendo especial cuidado con las negociaciones comerciales que limitan la soberanía, reducen márgenes de maniobra y afectan áreas estratégicas de nuestras políticas públicas.

Cambiar el paradigma del consumo y el consumismo mediante un proceso que apunte a un cambio cultural que se base en el desarrollo de la educación y el trabajo como aspectos fundamentales de la vida en sociedad.

Profundizar las políticas del Instituto Nacional de Colonización y redistribución de tierras en beneficio de los asalariados rurales y los productores familiares es el mejor instrumento para combatir la concentración de la tierra.

Defender los recursos naturales y el medio ambiente, generando un modelo de desarrollo sustentable, bajo el concepto de justicia ambiental. Ello implica la explotación racional de nuestros recursos al servicio de los intereses de las grandes mayorías nacionales. Para ello debemos dar una batalla permanente en la promoción de políticas que reviertan nuestrovínculo degradante con el medio ambiente, la contaminación creciente, la depredadora acumulación capitalista y su contracara que es la lógica del consumismo exacerbado.

Transparentar el financiamiento de los partidos políticos para que los mismos rindan cuentas de sus financiamientos, que éstos sean auditados, que no sean financiados por el poder económico y prohibir la publicidad electoral televisiva en las campañas electorales.

Como otras naciones del mundo, nosotros también tenemos centenares de miles de nuestros/as conciudadanos/as dispersos/as en distintos continentes. Las otras naciones les reconocen sus derechos ciudadanos.

Nosotros no, y de esa forma limitamos las posibilidades de fortalecer nuestra Nación. Proponemos seguir haciendo los esfuerzos necesarios para alcanzar la posibilidad de que los y las uruguayas en el mundo puedan votar en los consulados del lugar donde se encuentran.

Reivindicar la Agenda de Derechos que se ha alcanzado al momento actual y promover su defensa.

El Décimo Congreso del MPP, Raquel Dupont, compromete el esfuerzo de sus militantes, invita a las y los compañeros del Espacio 609 y llama a las y los militantes de otras organizaciones de izquierda de nuestro país a trabajar fuertemente por:

El fortalecimiento del Frente Amplio como herramienta política, como el espacio donde se sintetiza y se proyecta el proceso de acumulación social y política, lo que requiere:

Fortalecer y ampliar el bloque social de los cambios, base de sustentación del proceso de transformación de la izquierda

Mejorar y profundizar el relacionamiento con las organizaciones sociales y sindicales.

Seguir trabajando por el 6% para la educación pública estatal, la convocatoria del Congreso de la Educación y promover la Universidad de la Educación, autónoma y co- gobernada.

Poner en nuestro horizonte estratégico el desarrollo científico técnico y su impacto en el mundo del trabajo.

Fortalecer la organización política para poder enfrentar políticamente a la derecha y las fuerzas de la restauración conservadora; y sobre todo para estar en condiciones de continuar las transformaciones estructurales que el país requiere, desarrollando el país productivo y próspero, con justicia social y con una democracia plena y participativa

Respaldar activamente y participar en la orientación y la acción de nuestro gobierno nacional, y también de nuestros gobiernos departamentales y municipales, y promover el debate de ideas en nuestra sociedad, de forma que permita disputar la hegemonía conservadora de la misma.

Llamamos a desarrollar una acción política permanente hacia la ciudadanía que ayude a difundir los avances del país y elaborar un nuevo programa para profundizar los cambios que se sustenten en principios de libertad, igualdad y justicia social, el trabajo, la democracia, la solidaridad y la paz.

Porque nada podemos esperar si no es de nosotros mismos.

Por la liberación Nacional y el Socialismo

Aprobado por unanimidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s