El ex director de Vialidad confirmó que estuvo en su casa los últimos tres años antes de jubilarse.

Así lo dijo en declaraciones al programa “Exitorama Siglo XXI” (CW33 La Nueva Radio) cuando el responsable de la Unidad de Comunicaciones, Oscar Balzaretti, intentaba explicar algunos de los puntos que fueron cuestionados por ediles del Frente Amplio.

“Estoy llamando nervioson por las mentiras que está hablando ese señor, por la injusticia que han hecho. Son todas falsas, mentiras”, comenzó Cabrera cuando llamó al medio radial para expresarse sobre su caso.

Momentos antes, Balzaretti explicaba que Cabrera había solicitado licencia acumulada y que se estaba “calculando cuanto acumuló. Hay que ver el tema de la licencia médica”, apuntó también, lo cual molestó a Cabrera para motivar su llamado.

“Me fui para mi casa porque no aguantaba la injusticia que iban a hacer en Vialidad. Y nadie fue capaz de ir a decirme ¿qué está haciendo Sr. Cabrera en su casa?”, siguió.

El ex jerarca hizo luego llamativas revelaciones señalando a Guillermo López, actual director de Obras y la Secretaria General, Macarena Rubio, de estar al tanto de la situación y de comprometedores dichos. (ver nota aparte)

“Macarena Rubio también sabe: un día me encerraron en el escritorio de Rubio y me mandaron para mi casa y ni más nunca que me hablaron”, expresó.

“Un día me encerraron en el escritorio de Rubio y me mandaron para mi casa y ni más nunca que me hablaron”.

El mismo Cabrera dijo que la situación es grave. “Es muy grave lo que pasó. Yo estaba en mi casa y nadie controló”.

Después, Cabrera acusó a Balzaretti de mentiroso, mientras el conductor radial, Ruben Mario del Castillo, trataba de moderar la situación.

“Lo que está hablando el Sr. Balzaretti es una reverenda mentira y le digo a Balzaretti que pone la cara sabiendo que está mintiendo”, largó Cabrera.

“Uno no viene a mentir. Usted tiene su verdad, que se corroborará. A mi lo que me dijeron es que…”, contestó el Jefe de Prensa cuando fue cortado por Cabrera: “entonces no repita lo que no sabe”.

FUSTIGANTE

Cabrera siguió rebatiendo al responsable de prensa. “Falta a la verdad. A ver si yo firmé alguna licencia. Usted está faltando a la verdad. Para salir a hablar tiene que informarse”, siguió cuando Del Castillo comenzó a hacerle preguntas específicas sobre la situación.

Nadie fue a hablar conmigo. Tres años. Sin trabajar y nadie vino a ocuparse de mí.

Y una semana antes me mandaron a Descentralización y les dije que era un loqueo y me venía para mi casa.

No tuvieron la delicadeza ni de ofrecerme una máquina. Y me tuvieron tres años en mi casa. No me daban ni la máquina para trabajar”, volvió a insistir.

Sobre la licencia médica, fue claro: “Nunca tuve médica de la intendencia. Esto no es para discutir. Vayan a los archivos. Me mandaron para mi casa (porque) después me iban a ubicar en otro lado como me dijo el intendente en el cementerio la última vez que estuve con él”, volvió a revelar, esta vez, respecto de un encuentro con el jefe comunal.

Cabrera nombró en reiteradas oportunidades al ex intendente Andrés Arocena, de quien fue el director de Vialidad. Y se mostró agradecido. Después, relató lo que sucedió cuando siguió en el área con la administración Enciso.

“Me mandaron para mi casa (porque) después me iban a ubicar en otro lado como me dijo el intendente en el cementerio la última vez que estuve con él”.

“Cuando ganó Enciso me puso de director. Que muy bien le agradezco, pero no le fallé. Cuando entró Corujo que elijan a uno y tuve varias reuniones con el Sr. López, en una le dije: estas cosas no las hago”, contó.

TRES AÑOS

El ex jerarca dijo que el error del Frente Amplio fue cuestionar si se le pagaba como director estando en su casa.

“El error del Frente Amplio es que me pagaron como director (pero) que me tuvieron tres años en mi casa, es cierto”, reafirmó.

En otro intento de diálogo por parte de Balzaretti, que buscaba esclarecer detalles, Cabrera le respondió: “Yo no me presto ni para ustedes ni para nadie. Y el intendente y el Sr. López que mal se portaron conmigo, algún día me los voy a cruzar. Me arreglé como pude con mi sueldo. Y nunca salí a hablar. Y lo hago con el dolor del alma”.

Por último, en tono molesto, Cabrera volvió a insinuar posibles causas del suceso.

“Estos señores me echaron como un perro de vialidad con casi 40 años de servicio. Yo no le debo nada a los políticos. No ando pegando un afiche, cuidando a este, ni a este no lo rete porque es de Enciso… nunca me convidé para cómplice de esas cosas”, dijo.

Y continuó: “Hubo gente que se apersonó para que yo le hiciera juicio a la intendencia. Yo no iba a pedir de rodillas que me subieran a mi máquina. Yo no me iba a prestar para ciertas cosas que quedan en mi conciencia, me comí las verdes callado la boca pero hoy salgo a hablar (…) y es cierto que yo estuve tres años en mi casa”.