Tornados en Florida y Uruguay: más comunes de lo que parecen


Uruguay y, por ende, también Florida, están situados en una zona de generación de tornados considerada la segunda en importancia en el mundo, luego de las planicies de Estados Unidos.

Esto es parte de un informe ahora actualizado, que fue elaborado por quien escribe (Alexis Trucido) y la colega Ximena Aguiar para el matutino El País en 2008.

“Eché la camioneta marcha atrás y vi cómo se chocaban las nubes negras y todo empezó a girar. Se formaron dos embudos y después uno muy grande” relató Emiliano, un joven que el lunes 11 de agosto de ese año, dijo a este periodista cuando se encontraba en una pradera del paraje Cuchilla Seca, Florida. Corrió a su casa, lo contó, no le creyeron. Cinco minutos después el tornado golpeó el establecimiento rural Las Piedritas.

El remolino no se equivocó de Florida: éste es uno de los departamentos en los que se da este tipo de eventos con una mayor frecuencia. En la localidad de Fray Marcos sucedieron al menos dos tornados considerados como F3 en la escala Fujita (cuyo máximo es F5). Vientos de 251 a 330 kilómetros por hora. Puede destruir viviendas, elevar y desplazar automóviles y arrancar árboles de raíz.

“Según los meteorólogos, Uruguay es un país proclive a tornados violentos”, afirma el Sistema Nacional de Emergencias (SINAE), en su página web, donde se consignan algunos de los registrados desde 1913 hasta 2010, con un caso ocurrido ese año en Florida.

“Los lugares de mayor frecuencia son Colonia, Florida y San José, pero han habido en otros lugares, como en Artigas en 1996, en Rivera en 1968…” señaló el meteorólogo Fernando Torena. El profesional estudia los fenómenos extremos. “Lo que pasa es que la gente que los vive no lo cuenta a los científicos, que terminamos enterándonos a través de la prensa. Seguramente hubo muchos más, pero tenemos pocos registros”, dice sobre los casos.

FLORIDA EN LOS PASILLOS DE LOS TORNADOS

Un estudio meteorológico de Brasil habla del “pasillo de los tornados de América del Sur”. Refiere la zona que abarca el sur de Brasil, el centro de Argentina y Uruguay, en donde se enfrentan el aire frío del Sur con el cálido del Norte. Aquí, los tornados alcanzan un grado F4 en zonas de Argentina; en Uruguay se considera que se forman hasta F3.

“Al contrario de Estados Unidos, donde el servicio meteorológico registra exhaustivamente todas las ocurrencias, aquí las observaciones recaen más en aficionados y órganos de prensa”, señala el estudio de la Red de Estaciones de Climatología Urbana de Sao Leopoldo (Brasil) sobre tornados en la región.

Un grupo de técnicos de la Dirección Nacional de Meteorología (DNM) realizó un estudio de campo sobre el paso del tornado de 2008 en Florida. Ese fue el primer estudio de campo al respecto, aunque la ong Amigos del Viento, apoyó otros particulares.

“Es muy difícil medir los vientos, así que se analizan los daños y se utiliza la escala que hizo Theodoro Fujita en Estados Unidos”, dice Jorge Nusa, técnico que trabaja en estos estudios.

Los trabajos revelan daños, orientación de restos, vientos, entrevistan testigos.

FRAY MARCOS

El primer estudio de referencia sobre tornados en Uruguay fue realizado por el Sohma (servicio de la Armada), sobre el tornado que en 1970 pasó por la ciudad de Fray Marcos. Aunque el SNE afirma que hubo 7 muertos, en ese informe se consignan 11, entre ellos dos niños de 6 y 12 años.

El estudio afirma que “los fenómenos ocurridos corresponden a las intensidades F3 y F4, de lo que se deduce que el viento pudo haber llegado a una velocidad de 400 kilómetros por hora”. Viviendas reducidas a escombros, un camión elevado encima de un árbol, otros cambiados de acera, chapas de zinc clavadas en los árboles como si fueran banderas, fueron datos elocuentes sobre su intensidad, señalaba el informe. Aquel tornado tuvo una trayectoria de 18 kilómetros, desde la orilla del río Santa Lucía hasta 5 kilómetros al noroeste de la localidad de Fray Marcos, con un ancho de 150 metros que aumentó a 250 al acercarse al poblado.

De allí hasta ahora, Fray Marcos ha registrado otros fenómenos de potentes turbonadas con características de tornados, causando serios daños y algunos heridos. El 29 de diciembre, el registro indica que en la localidad hubo un tornado.

En los estudios realizados por Nusa se repiten similares descripciones: “Miramos arriba y vimos girar la nube”… “la ternera subía y bajaba”… “las chapas de zinc eran lanzadas a gran altura como papelitos”… “el agua se levantaba en un remolino”.

“Según un recuento personal en base a información publicada en prensa, unas 15 personas mueren cada año por eventos hidro-meteorológicos (tormentas severas, inundaciones y otros), en general por imprudencias”, afirma Nusa.

INDETECTABLES

Los tornados no tienen periodicidad. No se predicen tornados en ninguna parte del mundo. Y existen 10 teorías distintas sobre la causa del fenómeno.

Torena indica que en condiciones para el desarrollo de tormentas severas, se pueden generar: piedras de granizo de más de 2 centímetros de diámetro, vientos de más de 90 kilómetros por hora o tornados.

Las características, son las que se han producido en las últimas horas antes de los recientes fenómenos: “altas temperaturas y mucha humedad sobre la superficie, y un frente frío o línea de inestabilidad que hagan que el viento ascienda bruscamente”.

Aunque la compra y colocación de costosos equipos para la detección de tormentas, tampoco asegura poder afirmar “se producirá un tornada en tal lugar”, los elementos ayudan.

Según Torena, es importante sensibilizar a la población para recopilar información. “No existe actualmente en América del Sur un registro confiable y detallado de eventos de tornados, debido a que no hay una concientización pública al respecto”.

Amigos del Viento propuso crear un grupo de voluntarios de vigilancia de fenómenos severos. Solicita a los ciudadanos que describan el evento climático siguiendo determinados parámetros y lo comuniquen a los investigadores.

La dificultad está en recopilar la información, no en recordarla. Eduardo Tapié, médico de Fray Marcos, contó que allí “cada 21 de abril, en cualquier conversación sale el tema del tornado. Hay personas, aún hoy, que ni bien ven tormentas se encierran en sus domicilios. Se sigue recordando, como si hubiese sido ayer”.

LOS TESTIMONIOS

“LAS PUERTAS NO ABRÍAN, TODO TEMBLABA”

“Eran las cinco y poco. Empezó a temblar todo. Sentíamos un zumbido espantoso, tanto que a mi hijo Luciano le dolían los oídos. Sentimos el viento, pero no pensamos que iba a llegar hasta acá”, contó Ana Díaz (38), que vive en el establecimiento “Las Piedritas”, uno de los afectados por el paso del tornado por Florida el pasado 11 de agosto.

Ana y su esposo Mario habían estado afuera hacía apenas unos segundos, y entraron rápidamente. Ya el viento soplaba con sorprendente intensidad, pero ellos no imaginaban lo que podía llegar a suceder.

De un momento a otro, Luciano (10) estaba debajo de la mesa del comedor, mientras la casa de la familia Díaz Benítez intentaba resistir el tornado. Los vidrios de las ventanas estallaron. Los techos volaban por los aires entre tirantes y chapas retorcidas.

Intentaron salir, pero no podían abrir las puertas. “No puedo explicarlo, pero en ese momento no abrían. En medio de todo eso agarramos una puerta a las patadas. Salimos y nos pusimos contra una pared. Parecía que no paraba”, continuó relatando la mujer.

Mientras, el viento levantaba a una vaca por los aires y fardos de 500 kilos eran hechos jirones como si fueran hojas, contó un grupo de peones que se guarecía en un galpón que soportó los embates del viento.

Desde allí se escuchaban los estruendos. Es que en el monte cercano, entre 30 y 40 árboles de enorme porte eran arrancados de cuajo como yuyos.

“YO VEÍA HOJAS Y ERAN CHAPAS QUE GIRABAN”

Julio Pastorín es autor del primer documento gráfico de un tornado en Uruguay, tomado en 1970. A los 63 años, contó la experiencia de esa fotografía y su vivencia del tornado en Fray Marcos, cuando tenía 25 años.

“El día estaba con mucho calor y humedad, era un día pesado. Se estaba formando una tormenta, una nube inmensa de grande, se veía muy bien desde la ruta 7, en el kilómetro 97”, recordó.

“La tormenta se empezó a levantar, con relámpagos continuos. En un momento empezó a bajar una punta, como si fuera un embudo. Era una cosa rara, yo ni sabía de lo que se trataba. No teníamos conciencia de lo que se aproximaba. Como cosa curiosa tomé la cámara, intenté sacarle unas fotos y logré algo. Se movía lento, en sentido recto. Había muchos nervios porque no se sabía lo que era. Unos 10 minutos más tarde ya estaba en el pueblo”, contó.

“Una de la cosas que tiene que quedar clara es que nada se le podía resistir. No dejó casa, paredes, alambrados, ni agua en los tajamares. Yo miraba la tormenta y veía hojas, pero en realidad eran chapas y techos que giraban. Techos que nunca más se encontraron. En un momento pasó la tormenta y fue como una turbulencia en un avión, cuando a uno se le tapan los oídos. El olor a azufre era profundo e irritaba las fosas nasales (se siente el olor por la producción de ozono en la tormenta)”, describió.

“Para los que lo vivimos acá es algo que está latente. Cuando se dan grandes tormentas, siempre se da a conocer lo que pasó a las nuevas generaciones”, añadió.

ALGUNOS TORNADOS EN URUGUAY

El tornado más antiguo que consigna el Sistema Nacional de Emergencias ocurrió en 1913 en Cerro

Largo. Se lo cataloga como F3, con vientos de entre 251 y 330 km/h.

En Fray Marcos, Florida, hubo dos tornados de magnitud F3, en abril de 1970 (que dejó 7 muertos) y en 1982. También ocurrió un F3 en Lunarejo (Treinta y Tres) en 1974.

En enero de 2001, en Migues (Canelones), un tornado F2 (de entre 180 y 250 km/h) voló 103 techos, dañó otros 96, destruyó 8 fincas, tiró cientos de árboles y columnas de energía eléctrica, afectando a 199 familias.

En marzo de 2002, un tornado F2 con centro en Joanicó (Canelones), derribó 67 torres de energía de UTE y afectó a viviendas, cultivos, e invernaderos, causando daños por más de US$ 35 millones. Hubo 700 edificaciones afectadas, entre ellas 38 escuelas, y más de 5.000 damnificados.

El 29 de diciembre de 2010, Fray Marcos registró otro tornado que causo serios destrozos en varios puntos de la ciudad e hizo recordar el evento de abril de 1970.

Anuncios

3 pensamientos en “Tornados en Florida y Uruguay: más comunes de lo que parecen”

  1. Mi nombRa aparece en el artículo, ya que me he dedicado aL estudio de estos fenómenos desde el 2001, si desean saber más, pueden visitar mi página web.

    Pongan en Google, tornados en Uruguay, el blog que aparece lo mantengo con mis propias investigaciones.
    Gracias
    por más informacion 092046511

    Me gusta

  2. hola mi nombre es EDWARD LATORRE SOY DE FRAY MARCOS SI MAL NO RECUERDO FUE HACE COMO 3 AÑOS ATRAS APROXIMADAMENTE EN LA CIUDAD DE MIGUES DPTO DE CANELONES TAMBIEN HUBO UN TORNADO. TENDRIAN QUE AVERIGUAR CON LA GENTE DE ESA ZONA, HUBO MUCHOS DESTROZOS TAMBIEN.

    Me gusta

    1. Gracias Edward, lo sumaremos a nuestros datos. Esos aportes son muy importantes, y confirman justamente lo del artículo. Gracias por comunicarte.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s