Procesado


 

Después de treinta y ocho días de su nuevo regreso a Uruguay el extupamaro Héctor Amodio Pérez fue procesado con prisión por la jueza Julia Staricco, quien lo notificó como coautor de reiterados delitos de privación de libertad especialmente agravados, luego de entender que actuó “bajo la órbita” militar.

Staricco, coincidiendo con la visión de la fiscal Stella Llorente que el 31 de agosto había pedido el enjuiciamiento del extupamaro, concluyó que en 1972 Amodio Pérez participó de operativos de detención de integrantes de esa organización, dice la crónica del diario El Observado que reproducimos en parte.

“La jueza, atendiendo la edad y algunas complicaciones en su salud, decidió que el médico forense Guillermo López examine a Amodio Pérez en los próximos días “a fin de evaluar su estado de salud y eventualmente disponer su prisión domiciliaria”, agrega el artículo.

FALLÓ

Según el fallo, “se ha reunido la semi plena prueba para entender que el indagado Héctor Amodio Pérez participó en diversas detenciones de civiles, que eran llevados al Batallón Florida, siendo sometidos a interrogatorios con la finalidad de obtener información, lo que implicaba apremios físicos, como submarino seco o el tacho, la picana, plantones”.

“Y a esta conclusión no se llegó solo con la declaración de aquellos compañeros del MLN que tuvieran cierto ánimo de venganza, como argumenta la defensa, sino también por los militares que declararon en autos,así como otros que no eran integrantes del MLN”, añade la resolución.

Las detenciones efectuadas y en las que intervino Amodio Pérez “no fueron amparadas bajo ninguna norma”, dice el fallo que se originó tras una denuncia presentada en 2011 por un grupo de expresas políticas que pidieron denunciar abusos sexuales cometidos por militares.

Para la jueza Staricco, Amodio Pérez no puede justificar su accionar en que su vida corría peligro porque se “carece de cualquier sustento probatorio” que permita llegar a esa conclusión.

“En definitiva Amodio Pérez tuvo un trato especial en el Batallón Florida y luego en el Noveno de Caballería. Y ese trato especial consistió en que no fue víctima de torturas, estando en un lugar separado al resto de los detenidos; se le permitió llevar a su pareja con él y además se le dio la libertad para él y su pareja permitiéndoles salir del país con una documentación que no era la de ellos”, argumenta la jueza.  La jueza asimila el accionar del extupamaro con el de un paramilitar porque si bien no integraba las Fuerzas Armadas “actúo bajo su órbita, colaborando en la detención de personas, las que luego eran llevadas a distintos centros de reclusión”.

FUENTE: EL OBSERVADOR

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s