El jefe comunal dijo que no sabe como se podrá afrontar el gasto. Además se emitió una declaración por la situación climática adversa.

“Los 200 y pico de milímetros de agosto destrozaron 1200 kilómetros de caminería”, dijo el intendente Carlos Enciso en conferencia de prensa, al asegurar que analiza la declaración de emergencia vial del departamento.

Ese daño ya suponía unos 60 millones de pesos para reparación. A ese “impacto fuerte”, Enciso dijo que debe agregar otros 300 a 400 kilómetros de roturas, daños en zonas urbanas, en calles de bitumen, en puentes y calzadas y en varios puntos de zonas urbanas tanto de la ciudad de Florida como Sarandí Grande y otras ciudades del interior.

“Se está haciendo un diagnóstico para declarar una emergencia vial y ver como redireccionamos recursos propios y acceder a una flexibilidad de las partidas nacionales”, sostuvo el jerarca.

Enciso enfatizó en que no solo hay daños en lo rural sino también en lo urbano. Todo esto, dijo, “implica varios millones de dólares que vamos a tener que afrontar y no sabemos como presupuestalmente ante una situación que golpeó fuerte al departamento”.

CON OTROS

Además, Enciso mantuvo un intercambio con los intendentes de Canelones y Durazno para, en conjunto, hacer la solicitud de emergencia ante el gobierno nacional.