Se trata de nuevos tipos de reductores con amortiguación para vehículos de gran porte y un sistema que obliga a las motos a aminorar la marcha.

La colocación se realiza a poco más de un mes de la muerte por el impacto de dos motociclistas en el interior del parque. Implicará la presencia en varios puntos que, prácticamente, impedirán que existan altas velocidades.

Las autoridades del tránsito recordaron que la velocidad autorizada en el interior, continúa siendo de 10 kilómetros por hora.

Anuncios