La Brigada Antidrogas de Florida volvió a desarticular otra boca de ventas de drogas, esta vez, en la localidad de Cardal.

Las autoridades venían realizando una paciente investigación para detener a quien se sabía era el principal proveedor de la sustancia en la localidad, según indicaron fuentes policiales. 

Es que el implicado cuenta con antecedentes, estuvo vinculado a otros delitos y tenía detenciones en la capital del país.  

J.A. Sosa Ortiz tiene antecedentes por homicidio, rapiña y hurto. Además, se presume que la boca de venta de pasta base, “se trabajaba en coordinación con su pareja”, la cual se encuentra en prisión. 

La fiscal Alicia Gómez solicitó un proceso abreviado donde la Justicia dispuso condena de 3 años de prisión efectiva como autor de un delito continuado de violación al artículo 31 de la ley en modalidad de negociación de estupefacientes.

La denomina “operación Cardenal”realizó un trabajo tan minucioso que supuso la recolección de un importante número de elementos de prueba que posibilitaron rápidamente la condena del implicado.