El Tribunal de Apelaciones se mantuvo firme sobre la resolución inicial y devolvió el expediente confirmando el proceso sin prisión por el delito de peculado.


Así lo confirmó la Dra. Victoria Abraham a cargo de la denuncia que presentó la intendencia de Florida por la faltante de dinero de dos remesas provenientes de Capilla del Sauce por un monto de $39000.
Inicialmente la investigación estableció que en el mes de diciembre 2016, cuando la división Contabilidad de la comuna realizó la conciliación de las remesas que provienen de las juntas locales y cotejó con los dineros que ingresaron al área de Tesorería, se detectó el faltante de dos remesas.

La denuncia la realizó la propia intendencia y una prueba específica fue clave para el inicio del proceso.

M.N. se encuentra bajo proceso sin prisión por el delito de peculado por apropiación de la cosa pública. Y debe cumplir una medida sustitutiva de concurrir por un período ante la seccional policial, la cual sigue en vigencia, según se informó este martes en la sede letrada.

LOS DETALLES

El caso ocurrió en el mes de diciembre de 2016 cuando la división Contabilidad de la comuna realizó la conciliación de las remesas que provienen de las Juntas Locales y se coteja con los dineros que ingresan al área de Tesorería.

En dicha oportunidad, se detectó el faltante de dos remesas que provenían de Capilla del Sauce. La primera de ellas con fecha 21 de noviembre de 2016 por un importe de 16.350 pesos, de la cual Contabilidad debía recibir $15.000.

La segunda, con fecha 6 de diciembre de 2016, era por un importe de $26.160, de la cual Contabilidad debía recibir $24.000.

La propia intendencia confirmó que “estos montos nunca ingresaron a la Tesorería de la comuna”.

PLANILLAS DESAPARECIDAS Y ADULTERADAS

Si bien desde la mayoría de las juntas las remesas se envían por Correo, desde Capilla del Sauce lo hace una empresa de transporte interdepartamental que, a través de un servicio tercerizado, cobró la comisión correspondiente y realizó las entregas en la recepción de la comuna.

Aunque la comuna indicó que dicha entrega no cumplió con el protocolo, los talones de remito dan cuenta de la entrega en la recepción. Y además, una prueba caligráfica, determinó que el implicado había firmado las entregas.

De esta manera, y cotejado el registro de ingreso de correspondencia, la intendencia informó que “la planilla correspondiente al mes de noviembre de 2016 está desaparecida y la planilla que registra los ingresos de las primeras semanas de diciembre de 2016 están visiblemente adulteradas”.

Así, la investigación derivó entonces en cotejar las firmas de quienes estuvieran involucrados en la entrega y recibimiento de los elementos, y en las planillas.

Una vez que la intendencia agotó todas las medidas a su alcance para identificar a él o los responsables de la desaparición de los sobres, se sustanció la investigación administrativa y se terminó por sugerir la denuncia penal, aunque la comuna entendía que la responsabilidad era de la empresa y no de uno o más funcionarios.

No obstante, la comuna realizó la denuncia ante la posible comisión de ilícitos penales por parte de los funcionarios donde analizaba la adulteración de firmas en los recaudos y el probable peculado.

La Dra. Abraham determinó entonces que había elementos suficientes para el inicio de un proceso sin prisión.

Esta resolución fue apelada por la defensa. Y se elevó al Tribunal de Apelaciones.

Ahora, el tribunal hizo la devolución y confirmó la resolución, manteniendo firme los elementos.

SE ESPERA CONDENA O DESESTIMACIÓN

Ahora, con el agregado de una nueva declaración, todo pasará a la Fiscalía que determinará condena o desestimará los elementos que ya fueron confirmados por el Tribunal de Apelaciones.