Wilmar Ocampo, padre de dos y mal destituido: “Viví de changas”


El trabajador, que ayer conoció el fallo donde se declaró la nulidad del acto administrativo de su destitución, contó como vivió estos cuatro años tratando de limpiar su imagen y buscando trabajo.

Ocampo tiene dos hijos y tenía su perspectiva de vida conformada en base a un trabajo en el área de Vialidad de la comuna, donde se desempeña como maquinista, un oficio, dijo, que le enseñó su padre.

Pero todo cambió, cuando “la edila Mirna Guadalupe alegó en forma falsa, que habían tres funcionarios municipales de una obra vendiendo materiales”, tal como se explicó ayer en conferencia de prensa.

Después de eso, “el trabajador la pasó muy mal. Él y su familia pasaron muy mal. Y ahora va a recuperar su trabajo, cosa que nos llena de satisfacción”, le respaldó Juan Viera, el presidente de Adeom que ante una situación que se conocía “injusta”, le siguió apoyando hasta que se resolvieras las cosas.

“Esto también habla del sindicato, porque nunca le quitamos el respaldo. Pero también habla de la lucha del compañero”.

CHANGAS, IMAGEN

Ocampo estaba visiblemente emocionado en la conferencia. Agradeció al gremio: “Nos amparó en todo sentido. Si no fuese por ellos no era posible llegar a esto. A uno lo echan, tengo una familia, dos chiquilines chicos…”, dijo.

Al ser consultado cómo sobrevivió en estos años, Ocampo agradeció la pregunta: “Con changas, a corto plazo y en casi cuatro años sin trabajo fijo”.

Además, el otro detalle importante para Ocampo era “limpiar la imagen”.

“Me ensuciaron, me echaron porque que estaba robando de la comuna y se comprobó penalmente que no tuve nada que ver. Uno anda en la calle y el que te conoce sabe lo que sos, pero el que no, te señala”.

Trabajando desde 2011, dijo no esperar una situación como la vivida y estar dolorido. “De un día para otro me echan por la investigación de una edil. Por el que me señaló con el dedo quiero que hoy se sepa”.

MÁS RECLAMO

Ocampo, junto a su representante, Dr. Ernesto Noria, comenzará ahora el reclamo para, primero retomar sus tareas. Y luego, cobrar lo que se le deba por todos estos años.

Sobre lo primero, Noria explicó que al declararse el acto nulo, el trabajador debería ser inmediatamente convocado a su puesto habitual, el mismo que se le retiró porque “en su hoja el acto no existió”.

En cuanto al cobro de pesos -una cifra muy importante- Noria citó el Art. 24 de la Constitución que, apuntó, es claro al respecto: “El Estado, los Gobiernos Departamentales, los Entes Autónomos, los

Servicios Descentralizados y, en general, todo órgano del Estado, serán civilmente responsables del daño causado a terceros, en la ejecución de los servicios públicos, confiados a su gestión o dirección”.

“Claramente la intendencia es responsable del pago de los daños y perjuicios”.

Esta semana, se anunció, habrá una audiencia de conciliación ante el juzgado de paz. Sino se acuerda, se iniciará la demanda.

En cuanto a la edila, las partes dijeron que analizan la situación pero no se descarta también, iniciar acciones legales.

“No lo descartamos (…) porque además se inventaron cosas que no fueron comprobadas. Y el testigo no dio la cara”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s