Las lluvias continuaron, y el principal río del departamento volvió a crecer durante la madrugada y terminó por generar los primeros evacuados.

Horas antes, el Jefe Coordinador, Cono Arrúa, anticipó que la situación “debe monitorearse en la noche cuando parece que todo se calma pero es cuando ocurre el acumulado de las lluvias del día y el río sigue creciendo”. 

En efecto, pocas horas después, el curso de agua elevó su caudal por encima de la cota de seguridad y generó los primeros evacuados.  Dos menores, y seis mayores, de los cuales tres son de la zona de La Curtiembre y cinco del asentamiento de Rivera y Rincón, permanecen ahora fuera de sus hogares. 

“Están muy bien atendidos, con todas las instituciones del Comité y la asistencia alimentaria del Batallón de Ing. de Combate N’2, como siempre. La intendente Andrea Brugman supervisó toda la situación”, destacó Arrúa.