Caldo de cultivo para el fascismo: clase media aterrada


Os escribe Juvenal, oh altardelapatrialteños bien custodiados.

 

Juvenal, en su continuado volutear, oye a mucha gente que no ve mal que el ejército salga a la calle a combatir la delincuencia.

Dolorosamente, es cierto.

Ese conductor de masas venido a menos, al que llamáis Guapo, se sube a este caballo que se ve gozando de buena salud. Estos blancos de hoy en día, andan intentando montar a grupas del primer bagual que pasa desbocado cerca de ellos. Pero deben montarlos en pelo. Y eso no es para cualquier jinete. Que lo diga, si no, EL ANIMAL POLÍTICO encisista, que quiso galopiar a los autoconvocados, y salió revolcado. Tuvo que hacer de cuenta que ajustaba su desbocado presupuesto. Claro, todo fue otra de sus acostumbradas bufonadas.

Pero volviendo al tema de las ocurrencias guapescas:

¿Para qué queréis allanamientos nocturnos, si las bocas de venta de droga funcionan a cara descubierta, a plena luz del día?

¿Para qué queréis allanamientos nocturnos, si vuestros policías no se animan a entrar en ciertas zonas, a plena luz del día? Supongamos que allí va vuestro ejército a apoyarlos para que se animen. Supongamos que los delincuentes matan a algún soldado. Quizás esto sería suficiente excusa para desatar a las fieras, como en Brasil. ¿No sería mejor que allí fuese a apoyar la Republicana, tan potente y hasta mejor equipada que el propio ejército?

Si la Policía puede ser presa de la tentación, y ser comprada por el dinero de los narcos (los verdaderos causantes de casi todos los males), Juvenal opina que los militares tampoco estarán libres de tales embelesos. No olvidéis que en 1973, se creyeron tocados por el báculo del Dios de vosotros los cristianos, y uniformados de mesías cayeron sobre todos vosotros sin necesidad alguna. Para mayor prueba, baste que vosotros os trasladéis a países como Colombia o México, donde muchos Generales terminaron “encubriendo a” y “colaborando con” los narcos. Ni hablar de que los uniformados generen milicias paramilitares como las asesinas de Ayotzinapa. Que Júpiter y vuestro Cristo os protejan de esas pestes.

La deserción educativa, la expulsión hacia los asentamientos, la pérdida de puestos de trabajo no sólo generan marginalidad y delito, también aculturación y caldo de cultivo para grupos humanos que apoyan y encubren a los delincuentes organizados en bandas armadas. Sólo con este apoyo social marginal, pueden subsistir las bandas armadas. El Che lo tenía bien claro. Murió porque el pobrerío de Bolivia no lo cobijó y sí lo denunció. Juvenal viene comprobando la repetición de esta historia desde que poseía continente biológico, hace más de veinte siglos. Creedme.

Los egoístas receptores de las grandes plusvalías generadas por el capitalismo salvaje que os está corroyendo, son grandes responsables de esta segmentación social que os aterra hoy en día. Durante muchas décadas, ninguno de vuestros gobiernos consiguió revertir tal tragedia. El ejército, tentado en su instinto mesiánico por quienes ansían ir a golpear las puertas de los cuarteles (otra vez), no dará respuesta a tan potentes problemáticas. Como siempre ha sido. Juvenal os da fe de tal extremo.

Ojo, oh ciudadanos, la clase media aterrada es el caldo de cultivo para el fascismo popular. Y los medios en manos de la derecha recalcitrante la están enloqueciendo a cada instante, con insistencia pertinaz y atroz.

Por algo ese repelente geronte cejudo de vuestro pasado más triste, ha considerado que es buen tiempo para que vosotros lo veáis volver de entre los muertos.

Juvenal, preocupado por vuestro futuro, os saluda y se despide.

Quedáis en manos de vuestros “custodios”: los ex comandados por el actual prófugo en España, el “héroe” Ferro. Seguramente “no tuvo nada que ver, y nunca vio nada”, como Zuluaga, el “Zulú” de la selección. Hasta hace poquito. La AUF, obligada por la incansable militancia de los que claman por justicia, lo dejó sin viaje pago a Rusia. Y ahí anda, asegurando que NUNCA VIO NADA. Hasta hace poco, LO CONFUNDÍAN CON OTRO. En fin… extremos de falsedades y cobardías.

A buen puerto váis por agua, oh Guapo entre los “guapos”.

Anuncios

Un comentario sobre “Caldo de cultivo para el fascismo: clase media aterrada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s