San Cono: un domingo desbordado


Una imagen de la hora pico de la fiesta que ilustra claramente la multitud. Foto: Gentileza Marcelo Silveira.

Entre 30 y 40 mil personas llegaron para ser parte de la fiesta más importante del año en Florida.

La fecha en domingo se notó desde las primeras horas de la mañana. A las 08:00 horas ya habían llegado los primeros 45 ómnibus de excursión, que colmaron la misa matutina.

Esto, generó la sorpresa del obispo emérito de Florida, Raúl Scarrone: “Están hasta los escalones”, dijo al canal Tevé+HD (Video Cable Florida) que realizó amplia cobertura de la festividad y lo entrevistó a la salida de la capilla.

El santo que arribó hace 133 años, volvió a concitar un gran número de feligreses, visitantes y turistas. De los pies de la capilla la cantidad de público se intensificó hasta la concurrida feria de la calle Rodó.

El ingreso para ofrendar al santo, agradecerle y pedirle, generó incluso largas filas que, además de Rodó, se extendían por Coralio Lacosta, la otra calle que cruza frente a ese santuario.

Así hasta las 14 horas, cuando el santo de Teggiano salió y movilizó a otros tantos miles. La procesión de fe era encabezada por una mujer, descalza, con una imagen del santo en una bandera, y que contó prometer cada año por sus hijos, luego de un accidente del cual se recuperaron pero que marcó a su familia y su fe, para siempre.

Este año, como toca según el calendario anterior, el santo pasó frente al Santuario Nacional de la Virgen de los Treinta y Tres. Y el patrono de Florida se saludó con la Patrona del Uruguay.

Tras rodear la plaza, unas 2000 personas que procesaron junto a la imagen, volvieron casi cuatro horas después, más que en años anteriores, a la capilla.

Allí, entre fuegos artificiales, serpentina y aplausos, el santo fue vivado. Los más cercanos le acariciaron como tantos en su día. Los más lejanos, lo registraron en miles de pantallitas.

Mientras el obispo Martín Pérez destacaba la intercesión de Cono para llegar a Dios, el quiosco de la suerte terminaba una larga jornada de apuestas.

Y un poco más al Oeste, en el hipódromo, los burreros también celebraban, algunos, y alguna que otra combinada en la fiesta turfística del Irineo Leguisamo.

Al caer el sol la multitud se diluía. Las autoridades evaluaron un positivo operativo que, reforzado en agentes y videovigilancia, permitió control de los miles que llegaron a duplicar la población de la casa del santo más visitado de todos en el Uruguay.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s