Érase una bolsa de gatos baratos

Os escribe Juvenal, el sutil sátiro del ALTAR DE LA PATRIA apajarado y custodiado. Salve.

Terrible revés irreversible, rotundo y ríspido, enrostró el raudo, rubicundo y rutilante señor feudal, al alcalde de la segunda ciudad departamental.

El que avisa no traiciona, y el traidor sufrirá el horror… de la mano del dueño de la orgía. ¡Pues debe demostrar que nadie le porfía! ¡Ni de noche ni de día! Tanito, volvete a la alcaldía.

Más o menos así, funciona la bolsa de gatos blancos como güesos de bagual. Del Ave completamente funcional.

A la autoridad se la respeta respetuosamente. Nada de hacerlo aparentemente. Imponente. Así es esa gente.

Desde que Alexis publicó públicamente los antitánicos diálogos delosantánicos, la cosa se ha agravado satánicamente.

Vaya a defecar. Al Animal nadie lo viene a impertinentear.

¡Váyase a la tronera, con “esa vieja loca y traicionera”! ¡No hay tu tía con Encía!

Mientras todo esto sucedía en la bolsa de Encía… enFRENTE una madriguera no era renuente a mostrar sus colmillos y zarpas relucientes.

Por ahí salió alguno a pronosticar que el que al Tano no acepta el afano, a Vega va y se agrega.

Vaya vaya con los pronosticadores de atalaya…

¿Será que Veguita al Tano los votos se los quita?

¿Y por qué sólo a Al Barrito?

¿Será que los atalayenses… a Veguita lo ven de los pajarenses cerquita?

Vaya vaya, con la dura atalayadura que no tiene abolladura, sino mucha cordura…

“¿Lo habrá tomado por cachorro de su cría, Rubenmario al escalpelo pendenciero? Le soporta imprudencias, se priesta pa sus juegos, y en cuanto al FA amenaza, micrófono 🎤 le mete sin holganza”. Juvenal al sin igual Osiris Rodríguez Castillo pide una cuerda, porque el ROMANCE DEL MALEVO a la política vernácula le recuerda.

Así es, vecines… el eje onda / pasquín por algo al escalpelo pide arrime. Porque para nada eso le oprime. A esa alianza la goza y esgrime. ¡Venga a nos el Vega, que a la unión del FA la despega! Amén. Que el escalpelo despotrique a contrapelo, les viene al pelo.

Id con los dioses, piedralteñes manioses. Juvenal se va a los adioses.

El carnaval de Juvenal: Muñecos falderos, miedo a las murgas y los profes comunoides solidarios

Escribe el sutil JUVENAL, el sátiro floridense nunca suficientemente denostado.

En casa de Arocena se almuerza y se cena.

Juvenal saluta al sufrido pueblo altardelapatrialteño, apajarado por los acólitos de Ave Chasman y Guiye Chirolope; y custodiado por los esbirros de Maninazi. Salute, che… llegó el carnaval. Continuar leyendo “El carnaval de Juvenal: Muñecos falderos, miedo a las murgas y los profes comunoides solidarios”