Ferroviario, cuando era ocupado en forma precaria. Foto: Google Maps.

Así lo resolvió la Justicia tras la demanda que había iniciado AFE luego del desalojo de la persona que ocupa precariamente el lugar sin consentimiento.

El caso inició hace varios años, cuando una inspección del ente ferroviario reveló que en el lugar funcionaba una cancha de fútbol 5, pizzería, cantina y salón de eventos, todo de lo cual hacía usufructo una persona ajena a la administración.

Aunque anteriormente era una comisión la que administraba el lugar, la misma terminó por disolverse y el usufructuante, ahora ocupante precario, continuó dándole importante uso a las instalaciones.

Durante varios años, múltiples actividades se conocieron en el lugar que fueron desde eventos bailables hasta partidos y campeonatos, así como la celebración de fiestas y el expendió de bebidas y comidas.

Conocida la inspección y el desalojo, al cual se llegó luego de cuatro años, el mismo involucrado terminó por reconocer que no existía vínculo, ni contrato ni algún tipo de devolución al ente por el uso del lugar.

Sin conocimiento de la situación, incluso las administraciones municipales otorgaban donaciones a al ocupante (según consta en expedientes) por campeonatos y eventos que se hacían en el lugar.

Además, una vez que se produjo el lanzamiento, la comuna incluso ofreció a la persona la posibilidad de instalar la cancha en la plaza del Parque de las Moras, un espacio público que, no sin polémica, los floridenses se manifestaron contra la situación y obligaron a que la decisión quedara sin efecto.

Pero mientras tanto, AFE entendía que algunos de los elementos (arcos, luces, tejido perimetral, sintético de la cancha y demás) que el usufructuante se llevó, le pertenecían ante una precaria situación donde la persona hizo uso de las instalaciones y no otorgó nada al ente.

DELITOS CONTRA LA ADMINISTRACION PUBLICA

CAPITULO IV – DE LA VIOLACION DE SELLOS Y DE LA APROPIACIÓN POR EL SECUESTRE DE COSAS DEPOSITADAS POR LA AUTORIDAD

Artículo 169 (De la apropiación o destrucción por el secuestre de las cosas depositadas por la autoridad).

El que se apropia, suprime, deteriora o rehúsa entregar a quien por derecho corresponda, las cosas puestas por la autoridad bajo su custodia, será castigado con seis meses de prisión a cinco años de penitenciaría. Constituye una circunstancia atenuante especial, el hecho de que el daño causado fuera leve y el de que el delito se hubiera cometido por el secuestre que fuera dueño de las cosas bajo secuestro.

Finalmente la demanda culminó en las últimas horas, y la Justicia estableció seis meses de libertad vigilada, por el delito contemplado en el artículo 169 del Código de Proceso Penal que refiere a la apropiación o destrucción por el secuestre de las cosas depositadas por la autoridad y que, en casos graves, supone la pena de seis meses de prisión a cinco años de penitenciaría.

Fuentes de AFE, indicaron a FloridAdiariO que tras la acción penal, “la cual trató de evitarse” y ante la solicitud de los datos de la Fiscalía, se colaboró en todo momento elevando los datos correspondientes.

AFE consideró a la persona como ocupante precario e inició las acciones porque además del lanzamiento, la persona comenzó a llevarse los elementos y el ente pretendía el mayor cuidado posible de las instalaciones.

En cuanto al destino del lugar, AFE se encuentra trabajando en las posibilidades para dicho predio.