La acción fue iniciativa de la Unidad N°19 del INR. Los privados de libertad volcaron allí una actividad solidaria que consistió en limpieza y colocación de un cercado para mejorar las instalaciones de los animales del Centro Ecuestres Sin Límites.

La organización sin fines de lucro mejora la calidad de vida de personas con capacidades diferentes o necesidades especiales a través de experiencias y sensaciones físicas y psíquicas brindadas por el caballo terapeuta.

Actualmente se atiende a 80 jinetes en las diferentes áreas de la equinoterapia quienes concurren en forma gratuita.

El centro siempre tiene necesidades de mejoras. Esta vez, fueron tres privados de libertad que fueron autorizados para realizar algunas de esas mejoras en un área del Hipódromo de Florida.

En esta oportunidad, los materiales fueron provistos por el mismo centro y los privados cubrieron la mano de obra.

Si bien la mejora será para los animales, redundará en niños, jóvenes y adultos que se atienden en el lugar, ya que el trabajo del caballo permite abordar terapéuticamente distintas áreas emocionales como la autoestima, ansiedad, miedos, comunicación, afectividad y límites, entre otros beneficios.