Esteban L., padre de dos menores de 9 meses de vida y otro de 7 años, contó como fueron los particulares momentos que vivió en el choque del camión recolector contra su vivienda.

ASÍ QUEDÓ LA CASA IMPACTADA: LAS IMÁGENES

“Sentí el estruendo. Estaba sentado en el comedor, tomando mate, y cuando quise acordar fue todo uno”, relató frente al 1800 de la calle Grauert, la casa en donde vive ahora dañada.

“Salí a buscar a los gurises que estaban en el cuarto, acostados. Por suerte estaban bien y no pasó nada”, siguió sobre su primera reacción.

“Los muchachos que estaban en el supermercado me dijeron que sintieron el ruido. Los vecinos vinieron enseguida y se pusieron a la orden”, sostuvo después sobre la rápida acción de quienes viven en la zona.

En cuanto al conductor del camión, el joven sostuvo que lo vio visiblemente afectado. “Estaba muy asustado, no podía ni hablar, pero estaba bien”.

El padre de familia dijo que en el momento su hijo, menor de 7 años, estaba acostado. “El más chico estaba despierto. El otro estaba dormido y creo que no sintió nada. Pero lo importante es que estamos todos bien”.

Además, agradeció la rápida disposición de la comuna, tras el penoso suceso.