El homicida de la niña Brissa González, caso que impactó a la opinión pública en enero de este año, se ahorcó en el módulo 11 del Comcar en el que se encontraba tras el juicio, según informa Montevideo Portalen base a fuentes oficiales.

“Yo la maté, merezco la pena de muerte, soy un animal”, había dicho el hombre en una audiencia judicial realizada en enero.

El fiscal Juan Gómez contó entonces que el hombre “admitió que levantó o permitió que la niña ascendiera al vehículo” y que luego recordó “la parte final de la historia, el acto de enterrar a la niña”.

Sin embargo, el homicida dijo no recordar el momento en que la asesinó, por lo que no pudo aportar detalles al respecto. La audiencia final del caso estaba prevista para abril o mayo de este año.

La detención del asesino se produjo luego de que una cámara de seguridad captara su auto pasando segundos después por el lugar en el que caminaba la niña rumbo a la escuela y retrocediendo con el coche en su dirección. Originalmente el detenido negó cualquier participación en la desaparición de la niña y aseguró que se encontraba en la zona buscando un taller de chapa y pintura.

Anuncios