El cántaro de Muñoz no es de plata.

El cántaro tiene cámara.

¿Vas a querer cámara? Vas… ¡que zafado, junior!

El balde mandó a pasear al cántaro.

Entonces, el cántaro fue a la palmera.

La palmera lo satisfizo.

La palmera estaba en el campo, junto al río.

El río llenó al balde, y éste bajó al oscuro aljibe.

Pacotilla sacó el partido. Como siempre. Gracias.


Juvenal les deja el jeroglífico, oh piedralteños custodiados…

Anuncios