La Catedral Basílica de Florida sufrió un particular robo que fue viralizado por las autoridades eclesiásticas mientras la Policía también investiga el caso. “Queremos una iglesia de puertas abiertas”, dijo el padre César Buitrago.

Son las 17:32 del 2 de marzo. Una persona joven ingresó al Santuario Nacional Virgen de los Treinta y Tres, tomó el piano eléctrico, se lo colgó y tranquilamente salió del lugar.

La imagen, desde varias ángulos, quedó registrada en un sistema de monitoreo que fue colocado, posterior a otros hurtos que ocurrieron años atrás como cuando intentaron robar un candelabro y faltó una pieza del pesebre.

“Demoró unos 5 minutos. Y decidimos poner a circular el video para ver si el autor se arrepiente y lo devuelve”, dijo el padre César.

Según su relato, más allá del valor económico, “el piano eléctrico prestaba servicio a toda la comunidad. Hoy está el sacerdote y mañana no está, pero la comunidad sigue”.

El instrumento fue donado. Y, como explicó César, es parte importante de los sacramentos.

Para el párroco, además, la escena resulta muy llamativa. “Se va muy campante. Es increíble.

Nosotros queremos una iglesia de puertas abiertas como dice el Papa Francisco, pero esto da impotencia, y la realidad es otra”.

César dijo esperar por el trabajo de la Policía pero apuntó que también el apoyo de la comunidad es importante y si alguien le ubica, pueda hacerle reflexionar. “Esperamos que se arrepienta”.