Lo único que faltaba era que la Brugman dijese que “apoyaba la IDF” porque “marchábamos por Saravia”.
Después que una voz, parecida a la de Antía, dijese barbaridades de la Argimón y que toda esa asquerosidad quedara sin respuesta, y de que muchas “güesas de bagual” salieran a apoyar a Moreira Pasantía, el Honorable Partido Nazional debería autoexcluirse del 8 M.
Pero no. Si algo tienen los blancos de ahora, es rostro.
No hay caso, las bagualas blancas quedan como fuera de lugar en estas patriadas de dignidad mujeril.
¡En Montevideo salió la Argimón con la Raffo!
Cerrá y vamo.