Cortes en la cara, “dado por muerto” y tapado con un acolchado: así encontraron a “Lalo”


Estaba con las heridas abiertas. Tenía cortes en la cara, estaba lleno de sangre y tapado con un acolchado”.

Así describió la escena I.J., el testigo que encontró a “Lalo” en su casa y llamó al 911. Armando D. S. vive en el 96.100 de ruta 5. Por detrás, pasa el camino Castro.  

I. contó su sorpresa a FloridAdiariO por el triste hallazgo que le tocó. “Un compañero mío lo visita todas las mañanas. Ayer no pudo porque teníamos otra tarea y fue a las dos (14:00) y se asustó porque encontró todo revuelto pero no encontraba al viejito”.

Ambos trabajadores “dejaron todo” y se fueron a la casa. “La cuestión era encontrarlo. Es el conocido de todos acá y lo queremos en pila”.

La casa, ubicada en un acceso paralelo a ruta 5 que conecta el camino de “La Calzada” está, relativamente, alejada. Hay por lo menos unos 80 metros del lugar más próximo. Otra casa, también alejada y a unos 200 metros del destacamento de Policía de Tránsito.

Luego de buscar en los alrededores, I. lo encontró. “Estaba bajo el árbol. Tenía cortes en la cara, lleno de sangre y lo primero que atiné fue llamar al 911. Me hicieron muchas preguntas y el tiempo pasaba. Estaba desesperado porque agonizaba. ‘Vengan, y después me hacen las preguntas’, les dije”, siguió en su relato.

Según el testimonio, había rastros de sangre por varios lugares. Puerta, un pasillo debajo de un alero con un charco importante, y donde fue encontrado.

Lalo andaba impecable”. Salía todas las mañanas, iba a comprar su comida, “se tomaba un vasito de vino y siempre volvía bien de bien. No dejaba ni que le llevarás el bolso”, contó.

Pero no fue el primer robo. “Gente allí no se ve nunca. Solo mi compañero pasa a visitarlo siempre, para ver cómo está. Es la persona más viejita que está en el barrio y nos preocupamos. Pero ya una vez lo habían robado y lo quebraron todito”.

Esta vez, las heridas fueron graves. Además de golpes, tiene cortes importantes. I. presume que se defendió con algún cuchillo. Una vaina, al menos, estaba en el lugar. Por ello, además, criminalista y forense analizaron la zona.

Luego, después del presunto forcejeo, “Lalo” cayó bajo el anacahuita que está en el patio. El hombre cree que él o los autores le creyeron fallecido.

Creo que lo creyeron muerto porque lo taparon con un acolchado”. En efecto, un acolchado de color verde, estaba en el lugar.

La Policía busca, entre otros elementos, un rastro relacionado con el dinero. I. no descarta que fueron por su jubilación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s