Luego de pruebas forenses, la recopilación de más indicios en el lugar y la confirmación de otros bajo análisis se confirmó que los restos óseos hallados el miércoles en un campo de Florida, cerca del arroyo Timote, pertenecen a Carolina Escudero. La mujer que estaba desaparecida desde el 11 de enero en Canelones.

Entonces, su ex pareja se suicidó, tras declarar ante las autoridades y señalar que lo acusarían de algo que no había hecho, lo cual lo incrimina al dar a conocer la presunta existencia de un hecho: la muerte de Carolina Escudero.

En el lugar del hallazgo había restos óseos, es decir, el esqueleto de la joven de 27 años. Parte de esos huesos estaban semi calcinados. Un pozo, tapado con piedras y ramas quemadas, es el lugar donde el homicida decidió, tratando de borrar elementos, deshacerse de su víctima.

El punto, establecido gracias a las últimas comunicaciones, es a la altura del kilómetro 159 de la ruta 6, próximo a la localidad de San Gabriel, en el centro del departamento de Florida.

MUERTE VIOLENTA

Tristemente, Carolina murió de forma violenta. En sus restos se detectaron al menos tres impactos de bala, gracias a los análisis forenses que lograron identificar esquirlas de los proyectiles y según confirmó Víctor Trezza, jefe de Policía de Canelones durante la conferencia de prensa.

Las autoridades confirmaron que el cuerpo había sido quemado y las leñas utilizadas no tenían mucho tiempo y habían sido cortadas hace poco.

Aunque todo apunta a la ex pareja, las autoridades señalaron que no hay una conclusión cerrada. Y no se descarta la participación de un tercero.

Si bien hasta el momento gran parte de los análisis se centraron en el laboratorio biológico, donde se extrajo el ADN y se cotejó rápidamente, se comienza a trabajar ahora en otros elementos.

“El principal sospechoso está muerto y en principio, en el lugar donde concurre Carolina, había más personas pero el último que estuvo con ella es la ex pareja.

La escena se quiso borrar y no está claro si el homicidio fue en el lugar”, se indicó en conferencia de prensa. Las autoridades prefirieron no revelar detalles de la carta que dejó el fallecido, lo cual da indicios de una investigación donde se procuran encontrar otros elementos.

Las autoridades agradecieron al equipo de trabajo y el profesionalismo con el cual se trabajó.

“Teníamos un radio de acción muy extenso de más de 60 kilómetros entre los departamentos de Florida y Canelones”, indicaron los agentes que trabajaron en el caso.

Lucía Nogueira, Fiscal de Florida, destacó el trabajo de la Policía Nacional y Policía Científica para poder determinar en poco más de 24 horas los datos de la mujer. Destacó al personal del Instituto Técnico Forense ante una investigación bastante avanzada que actualmente continúa.

Las autoridades entienden que todo apunta a un femicidio. La ex pareja denunció la desaparición y hubo discusiones en la pareja. No obstante, faltan determinar y analizar determinados indicios para establecer la autoría.

“Había problemas pero no denuncias previas. Las desavenencias comenzaron el 31 de diciembre”, se concluyó.