Sesgo cantinflesco


POR JUVENAL, el sutil.                                                                     

¡DALE! ¡La pajarera está haciendo agua!

Podría ser un grito desesperado de un ama de casa de principios del siglo pasado, cuando se estilaba tener una gran jaula, repleta de emplumados, en medio del patio con aljibe y parrales.

Pero no, es como un vaho que está emanando del Altar de la Patria, el custodiado por el Batallón que supo pasar el Santa Lucía Chico a buscar ciudadanos inocentes para luego someterlos a torturas allí nomás, al lado de la Ruta 5.

Juvenal lo percibe, al vaho de marras, en estas vaporosas madrugadas otoñales, cuando su espíritu vaga inquieto pero sutil, por sobre los techos floridos.

La pajarera está haciendo agua.

Las calles siguen llenas de pozos, llenas de basura, pasto, defecaciones perrunas y baldosas y pavimentos quebrados.

El río sigue perdiendo el escaso monte nativo que le iba quedando.

El Prado y las plazas son tierra de nadie. La “guardia municipal” que el buenote de Delgado decía que iba a cambiar el rumbo del relajo generalizado, resultó otra sanata más. Ahora se puede apreciar claramente, que todo era una jugada para sumar votos. Después la gente se olvida y dale que va. Mientras, varios y distinguidos son los dirigentes colorados y del Partido Independiente que se han “acogido” a los beneficios de los sueldones de confianza pajareros. Va a llegar el momento de rendir cuentas. Siempre llega.

La “ilusión magnética” llena de tinieblas este tétrico escenario.

El Director de Cultura, el que “honró” a Danillo Arbilla, ex Director de la DINARP de la dictadura,  volvió a presentar un carnaval desorganizado y pobre, mientras mantiene el destierro de Sociedad Anónima y de Kanela. Y la ex casa de la ex escuela de artesanías sigue en veremos.

El Director de Higiene sigue impotente. No levanta nada. Y su impotencia trajo como consecuencia a otro acomodado, para que comparta su vergüenza inoperante, pero con muy buen sueldo. Otro más.

El Director de Tránsito no pega una. Ya ni lo intenta. Como todos sus antecesores pajarísticos. Como aquél que matriculó OAC al arenero de Tinelli. Ese fierro no se oxidó ni un poquito. ¡Inoxidable el fierrito!

El muy mentado museo no logra que nadie lo visite, en su lamentable sede alquilada.

La piscina no entra nunca en actividad.

Los basurales rodean la ciudad, porque el nuevo no da abasto, aunque es carísimo.

La terminal no termina de encontrar ubicación, mientras se tapuja el asunto de que más de un acomodado quería una terminal a su gusto, y se optó por patear la pelota para adelante, al grito de ¡DALE!

Cuando los autoconvocados no dejaron que Enciso se subiese a su grupa, y salieron reclamándole austeridad, el “animal político” (al decir de algún sagaz periodista vernáculo) no atinó más que a anular horas extras que se suponían útiles, a empleados que contaban con ellas, y a poner contra las cuerdas a las familias de los muchachos que necesitan de ayuda para llegar a la ciudad, porque en sus pagos no hay liceos.

Ahí salió un ex vendedor de vinos, devenido como por encanto en exitoso gestor público, a pretender dar explicación a esta injusticia social de querer despojar a los más necesitados. Como el vinero que se vino para la intendencia no se distingue por un destacado dominio de la verba, al Alexis se le antojó comentar que sus pretendidas explicaciones eran “cantinflescas”. ¡Qué cosita con vos, che Alexis! ¡Mirá que te lo tengo dicho! ¡No te metássssss…! ¡Pero vos vas y te metés nomás! ¡Jodete, muchacho! ¡No aprendés más! ¡Aprendé del sutil Juvenal!

¡Pero cambiemos de tema! ¡El que se pasó fue el asesor Barreiro, pretendiendo inflar el prestigio de su antecesor Ursino Barreiro, y poner disparates grandes como la Catedral en los carteles indicadores del nomenclator del microcentro!

¿Cómo? ¿Que no fue culpa de Carlos Barreiro Stevenazzi, el muy buen pago “asesor de todo”, el disparate de las falsedades en torno al primer Intendente de Florida, puesto como gran cartel en la esquina de Barreiro e Independencia? ¡Ahhhhh! ¡Perdoname, che Carlitosssss! ¡Juvenal cayó en una joda jodedora, entoncesssss! ¡Están todos para la joda, che!

¿Pero y entonces quién fue el culpable? ¿El que redactó el borrador para los de la empresa que fabrica cartelería autoadhesiva? ¿El que eligió a la empresa de plotters? ¿El que mandó a colocarlo sin revisarlo? ¿El que lo colocó sin revisarlo? Puahhh… La cosa es que todavía están por reponer los carteles con nombres de calles, en el microcentro.

¿Se acuerdan, altardelapatrialteños, de aquel “juego de dedos”? Era algo como así: “Éste lo fue a buscar, éste lo cocinó, éste le echó la sal, éste lo puso en la mesa, éste le mojó el pancito, ¡Y ÉSTE PÍCARO BANDIDO SE LO ROBÓ Y SE LO LLEVÓ POR ACÁ POR ACÁ, POR ACÁ…!

Sí, la IDF se parece a un constante juego de DEDOS. Pero nada infantil, ni divertido, ni inocente.

Lo dicho al comienzo: está haciendo agua la pajarera.

Y cuando mirás la cartelería colocada al comienzo del ejercicio pajarero, te das cuenta que el desbarajuste viene de lejos. Mirá, si no, estos mamarrachos que ya se volvieron desechos herrumbrados en el borde de la muy promocionada ciclovía.

“¡Has un buen uso de el!” “¡La Intendencia te educa!”

Parece que si hubiese sido “Disfruta de este espacio y haz un buen uso de él.”, quedaba feo… poco llamativo… ¿Vistessssssss?

“¡Te entretiene!”

Y sí… entretiene como el gobierno divertido de Jorge Batlle.

“¡Te protege!”

La protección será el pavimento lleno de cráteres, la inoperancia de los controles con las motos, o la semipenumbra a que estamos condenados por décadas, gracias a los amigotes mexicanos de la “ilusión magnética”. ¿Recuerdan cuando el Canciller Almugre colocó la piedra fundamental que resultó robada por la IDF, de la frustrada (¿o inventada?) planta de luminarias? Patético.

“¡Circulá a caballo por la ciclovía!”

La falta de mantenimiento dejó el mensaje opuesto al original. Parece que la premisa es: “Gasto, dejo contento a algún amigote, inauguro pagando fortunas en autobombo, y chau pinela.” Las obras encisivas, en su gran mayoría, son frágiles y se desmoronan al poco tiempo de cortarles la cinta. El otro día, el espíritu de Juvenal deambulaba por el “hipódromo parque” inaugurado a toda cumbia la noche del 3 de junio pasado. Un grupo de adolescentes observaba la espectacular salida del plenilunio turismero. Eran más de diez, encaramados en la “nueva” estructura erigida para observar desde buena altura el desempeño equino, a media recta cuadrera recientemente inaugurada. Los escalones no tienen más de diez cm de superficie horizontal, y la altura de cada uno excede los 30 cm, el revoque ya se está cayendo, y casi no hay barandas, a una altura de más de tres o cuatro metros. nunca recibió pintura. Estilo encisivo, que le dicen. ¿Cuánto será que gana el encargado de esta esta nueva sanata que dio en llamarse “hipódromo parque”, con logo y todo? ¿Cuántas carreras ha habido desde el pasado 3 de junio? Bueno, por lo menos, los soldados pudieron apropiarse de la leña generada por el asesinato que fue talar muchos hermosos árboles que adornaban la entrada al viejo Irineo Leguisamo. ¿Habrá sido leña gratis para las estufas del cuartel, para las casas de la tropa o para las casas de la oficialidad? Vaya uno a saber. O quizás fue leña donada al pobrerío.

El que lucía deplorable, calamitoso, triste y deprimente, era el Campeones Olímpicos, en las pasadas transmisiones futboleras de las copas del interior. Especialmente porque contrastó tristemente con los otros estadios que se pudieron observar en la pantalla chica, en HD. ¿Cuánto hará que al pobre ECO no se le muestra una triste pincelada? Claro, hay que considerar el fracaso en que terminó el cuadrito de la joda, el verdinegro Tanque Sisley del amigote impresentable de nuestro inefable intendente.

DALE que va.

No iba a ser fácil dejar satisfechos a tantos “clientes” de la Intendencia pagada por Juan Pueblo, y al mismo tiempo, organizar el DALE senaturial.

Taba visto, che…

Anuncios

Un comentario sobre “Sesgo cantinflesco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s